Unicamente para residentes fuera de los EE.UU. Seleccione un país



















 

Antes de tomar una decisión relacionada con la reconstrucción, lo primero que debe hacer es detenerse y hacerse unas preguntas. ¿Qué importancia tiene para usted recrear la mama? ¿Tiene que estar fija todo el tiempo o puede usted vivir con algo que pueda sacar y volver a poner? ¿Necesita dos mamas para sentirse entera? Cuanto más tiempo dedique a ordenar sus emociones, necesidades y prioridades, más fácil será para usted seguir adelante con la pérdida de una mama.

Prótesis

Uno de los mayores beneficios de usar una prótesis es que llena el vacío instantáneamente. Con todo por lo que ha pasado física y emocionalmente, la prótesis le da la oportunidad, por lo menos, de levantarse, vestirse por la mañana y salir sin que su apariencia sea diferente.

Las prótesis se presentan en muchas formas, tamaños y materiales. Gel de silicona, espuma, relleno de fibra, pesada versus no pesada. Cuando salga a comprar una prótesis, trate de encontrar una que tenga la mejor forma (pezón incluido, peso, equilibrio y movimiento.

Lo mejor es tener 2 clases diferentes. Una que sea liviana (relleno sintético o espuma/para lavado a máquina) para el período de recuperación después de la cirugía y que también podrá usar en actividades informales más adelante. Y una que sea más real (silicona/lavable a mano) y estéticamente agradable. La mayoría de las mujeres prefieren la prótesis de silicona para ocasiones formales y las relaciones sexuales. Puede elegir entre la asimétrica (una para el lado izquierdo, una para el derecho) y la simétrica (se usan lateralmente para llenar el lado o de frente para brindar relleno central y escote).

Si está dispuesta a gastar el dinero extra, puede comprar una prótesis hecha a medida sólo para usted. Se toma el molde que coincida con el contorno natural de su cuerpo y de la otra mama para obtener un excelente aspecto y calce. El costo generalmente está en alrededor de $3.000.

Generalmente puede encontrar las prótesis en tiendas de artículos quirúrgicos, farmacias y en tiendas de ropa interior confeccionada a medida (de ser posible, vaya a una que tenga personal adiestrado). También existen servicios privados que envían a una persona al domicilio de la interesada con varias muestras para que usted pueda probar las diferentes formas y tamaños debajo de su ropa. También existen trajes de baño y ropa interior diseñada para contener las prótesis de mujeres que tuvieron cáncer de mama. Sears, Nordstrom y en Internet son algunos de los lugares donde puede probar.

Reconstrucción

No todas las mujeres quedan satisfechas con la prótesis. Algunas sienten que sin las dos mamas nunca más estarán completas. De hecho, el setenta y cinco por ciento de las mujeres que tuvieron mastectomías prefieren la reconstrucción. Aproximadamente la mitad de estas mujeres decide tener implantes. La mayoría del resto opta por la técnica de colgajo TRAM.

Antes de realizar la reconstrucción, averigüe cuál es la cobertura de su seguro médico. Algunas compañías aseguradoras pagan todo el procedimiento, incluso años después de la mastectomía. Otras pagan la reconstrucción de la mama extirpada. Un ejemplo de "gasto no esencial" sería la modificación de la otra mama para lograr la simetría. Si la compañía aseguradora se resiste a pagar la reconstrucción, usted y su médico tienen todo el derecho de gestionar con firmeza antes de la cirugía. En muchos casos, la perseverancia da sus frutos.

Implantes

Requieren la menor cantidad de cirugía. Las mujeres delgadas de mamas pequeñas son las mejores candidatas. Sin bien algunas mujeres pueden colocar el implante de inmediato, la mayoría debe extender la piel para alojar el implante. Los médicos generalmente estiran la piel con un dispositivo llamado expansor de tejidos. Es una bolsa de silicona parecida a un balón que se inserta debajo del músculo del pecho. Con la inyección de solución salina, se expande lentamente hasta aumentar el tamaño que usted y el médico han predeterminado. (Piense en la manera en que la piel de la panza que se estira durante el embarazo)

Este proceso lleva unos seis meses. Al final de los seis meses, el dispositivo expansor se reemplaza con un implante permanente relleno de solución salina o gel de silicona. A esta altura, el cuerpo produce un tejido de cicatrización que encapsula el implante. Algunas mujeres (aproximadamente el 5%) forma cápsulas duras alrededor de la mama que pueden ser dolorosas. Además pueden distorsionar la mama. El masaje y el ejercicio de la mama de manera que el implante se mueva puede reducir este riesgo. También puede observar que el implante tiene una tendencia a subir. Para mantenerlo en su lugar, simplemente masajéelo hacia abajo hasta la posición correcta.

Para obtener más información sobre implantes de mamas, incluidos los riesgos involucrados, visite el sitio Web de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (US Food and Drug Administration) en www.fda.gov/cdrh/breastimplants/.

Existen otros procedimientos quirúrgicos que involucran el movimiento de tejidos de una zona del cuerpo hacia el pecho para recrear la o las mamas. El tejido puede tomarse de varias zonas, como el abdomen, la espalda y las nalgas. Se lo puede extraer como una pieza desprendida o como colgajo conectado a su propia irrigación sanguínea. Se lo sutura en el lugar donde se extirpó la mama.

El colgajo TRAM (llamado así por el músculo recto del abdomen)

Ésta es la opción más popular entre las reconstrucciones. Uno de los beneficios adicionales de esta opción es que las mujeres con exceso de grasa en el estómago o abdómenes estirados después del embarazo reducen el abdomen en el proceso. Sin embargo, el colgajo TRAM no es una opción para mujeres delgadas porque requiere exceso de tejido. Tampoco son candidatas para el procedimiento las fumadoras, las que tienen vasos sanguíneos comprometidos o múltiples cicatrices quirúrgicas en el abdomen (las cicatrices de las cesáreas no traen problemas).

Cómo se realiza: De la mitad inferior del abdomen se toma una elipse de piel, grasa y músculo. Los cirujanos la deslizan a través de un pequeño túnel debajo de la piel hasta la zona de la mama, con los vasos sanguíneos del tejido aún unidos en la medida de lo posible. (Durante el procedimiento no se compromete ningún órgano). Luego se da forma de mama al tejido y se lo sutura en el lugar. Desde el principio hasta el fin, el procedimiento lleva unas 3 horas.

Para las mujeres que tuvieron una mastectomía doble, la reconstrucción se realiza de manera similar. Se retira un trozo de tejido del abdomen, luego se lo divide en dos partes y se lo ubica en pares de aberturas en el pecho para lograr la mejor simetría de las dos mamas nuevas.

En las mujeres con tumorectomía que causó una deformidad considerable de la mama, es posible reconstruirla mediante el transplante de tejido del abdomen o el flanco.

Entonces ahora que tiene su nueva mama o mamas, hablemos sobre la sensibilidad. El tejido abdominal recientemente transferido será natural al tacto porque la consistencia se asemeja a la mama natural. Sin embargo, probablemente no sienta demasiado con el tacto. Dado que los nervios se cortan cuando el tejido se retira, la zona generalmente está insensibilizada.

Simetría

Obviamente usted desea dos mamas que tengan el mismo aspecto. El objetivo ideal es la simetría. El aumento de peso tiene el mayor impacto en la simetría. Con el procedimiento del colgajo TRAM, la mama reconstruida aumentará peso junto con el resto del cuerpo. En las mujeres que tienen un implante y aumentan de peso, la mama natural aumentará de peso con el resto del cuerpo, mientras que el implante no.

Lo más difícil de lograr en la cirugía reconstructiva es la caída normal de la mama natural. Con el tiempo, la mama natural puede caer, pero la mama reconstruida continúa erguida.

Controle sus expectativas

No hay garantías de que quedará 100% satisfecha. Es importante tener expectativas realistas. La nueva mama o mamas tal vez no sean tan suaves como quisiera. Tal vez no se vean tan naturales. La simetría puede no ser exacta. También hay riesgos involucrados como en cualquier cirugía. Trate de tener presentes todas estas cosas si está pensando en la reconstrucción y hable con su médico o cirujano para obtener toda la información posible de manera que esté preparada para el resultado del procedimiento.


Weiss, M. and Weiss, E. Living Beyond Breast Cancer: A Survivor's Guide for When Treatment Ends and the Rest of Your Life Begins. New York: Three Rivers Press; 1997. p79-83.





 
Página principal | ¿Qué es el cáncer de mama? | Según la etapa del viaje | Opciones de tratamiento | Vida saludable | Comenzar de nuevo | Conversaciones sobre el cáncer | Comunidad

Acerca de Ribbon of Pink | Contacto | Mapa del sitio | Privacidad
El uso de este sitio Web está sujeto a nuestras condiciones de uso
Copyright © Novartis AG